Conducir en Estado de Ebriedad (DWI) en Menores de 21 Años

Estar al volante después de beber alcohol (conocido en Texas como DWI) es peligroso sin importar lo que pase. Si usted se pone al volante con un nivel de alcohol en la sangre de 0.08 por ciento o más, independientemente de la edad que tenga, también corre el riesgo de ser condenado por conducir en estado de ebriedad o DWI. Sin embargo, si usted es menor de 21 años y tiene alguna cantidad de alcohol en su sistema mientras conduce, aún puede ser acusado de Conducir bajo la influencia o DUI. Tanto los DWI como DUI son delitos graves que pueden afectar su historial de manejo y su futuro.

Una condena por DWI o DUI puede tener consecuencias para toda la vida, como la pérdida de los privilegios para conducir, servicio comunitario ordenado por el tribunal y una marca en su registro. Si ha sido acusado de conducir después de consumir alcohol y es menor de 21 años, es especialmente importante que hable con un abogado para evaluar sus derechos. El abogado defensor penal José Ceja, de Ceja Law Firm, tiene experiencia en representar a personas de todas las edades acusadas de delitos relacionados con el alcohol. Como ex fiscal, el abogado Ceja conoce bien las tácticas utilizadas por la policía y la fiscalía y utilizará su conocimiento del procedimiento penal para obtener el mejor resultado posible en su caso. Ha estudiado ampliamente la ley de las pruebas de aliento y de sangre e incluso está certificado para administrar pruebas de equilibrio policial.

Intoxicación

DWI definido por el Código Penal de Texas como estar intoxicado mientras conduce un vehículo motorizado en un lugar público. Intoxicado significa una de dos cosas:

  1. Pérdida de facultades mentales o físicas debido al uso de alcohol, sustancias controladas u otras drogas; o
  2. Tener una concentración de alcohol en sangre de 0.08 por ciento o más.

La primera definición, que carece de facultades mentales o físicas, es subjetiva y puede ser difícil de probar. Por ejemplo, puede ser difícil demostrar que el bajo rendimiento en una prueba de equilibrio es causado por una intoxicación o una lesión preexistente de algún tipo. Es por eso que, siempre que sea posible, la policía intentará obtener evidencia de aliento o sangre. El nivel de alcohol en la sangre es un hecho objetivo y cuantificable utilizado para establecer si alguien está intoxicado.

El Caso Típico de DWI

Paradas: Causa Probable

La mayor parte de los casos de DWI se producen cuando un policía detiene a un conductor por una infracción de tránsito o en un punto de control de rutina. Si un oficial de policía señala a un conductor pidiéndole que se detenga, el oficial de policía debe tener una buena razón para hacer la detención. En la mayoría de los casos, un oficial de policía observó al conductor haciendo algo incorrecto mientras conducía, como conducir en zigzag en el carril, no señalar o no detenerse en una señal de alto o semáforo. Otras veces, el vehículo en sí le da al oficial de policía una razón para detener al conductor, por ejemplo, si hay una luz trasera quemada o la etiqueta de registro ha expirado. De todos modos, la policía debe tener una razón justificable para detenerlo.

El Tribunal de Apelaciones Penales de Texas ha impedido que las fuerzas del orden público realicen controles de rutina, concluyendo que los puntos de control violan la Cuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, en muchos casos. Por lo tanto, si un conductor es acusado de DWI derivado de un punto de control de rutina en Texas, puede haber motivos para impugnar la constitucionalidad de la detención.

Investigación Exhaustiva

Una vez que se detiene a un conductor, un oficial de policía también debe tener una causa probable para sospechar que el conductor está bajo la influencia del alcohol para investigar más a fondo. En muchos casos, esto se establece observando el comportamiento del conductor e identificando una falta de coordinación o dificultad para hablar. En otros casos, un oficial puede oler el alcohol en el conductor o ver contenedores de alcohol abiertos en el vehículo. Los oficiales de policía están entrenados para buscar evidencia de intoxicación durante la interacción persona a persona.

En cualquier caso, el oficial de policía generalmente debe tener alguna razón identificable para solicitar que el conductor realice una prueba de sobriedad en el campo, sople en un alcoholímetro o se someta a un análisis de sangre para determinar la cantidad de alcohol en el sistema del conductor.

Consentimiento Implícito

En Texas, la ley exige que todos los conductores con licencia se sometan a pruebas para determinar la concentración de alcohol en la sangre a petición de un oficial de policía que actúa por causa probable para creer que un conductor conduce bajo la influencia del alcohol. Cuando un conductor obtiene una licencia de conducir, se considera que ha dado su consentimiento implícito para realizar un análisis de aliento o de sangre después de una detención de tráfico y durante el curso de una investigación por conducir en estado de ebriedad.

Puede rechazar un alcoholímetro o un análisis de sangre, pero al hacerlo puede suspender sus privilegios de conducir. El primer rechazo resulta en la suspensión de los privilegios de conducir por 180 días. Una segunda negativa resulta en la suspensión de los privilegios de conducir por 2 años.

En Texas, es ilegal que cualquier persona menor de 21 años consuma alcohol. Debido a que el consumo de alcohol por menores de edad es ilegal, es también ilegal que cualquier persona menor de 21 años conduzca o controle un vehículo motorizado con cualquier cantidad de alcohol en su sistema. Una persona menor de 21 años que conduce un vehículo motorizado es culpable de conducir bajo la influencia siendo un menor (DUI por un menor). Un menor cuyo nivel de alcohol en la sangre registra 0.08 por ciento o más es culpable de un delito diferente: conducir en estado de ebriedad (DWI).

Consecuencias de DWI para Menores de Edad

Una persona mayor de 17 años que registra un nivel de alcohol en la sangre de 0.08 por ciento puede ser condenada por un delito menor de Clase B, que lleva una pena mínima de prisión de 72 horas.

Más específicamente, en la primera ofensa, un conductor podría enfrentar una multa de hasta $2,000, una sentencia de cárcel de entre 3 y 180 días y la suspensión de una licencia de conducir por un año (puede reducirse a 90 días si se requiere la supervisión de la comunidad y el bloqueo de encendido del dispositivo).

En el segundo delito, un conductor puede enfrentar una multa de hasta $4,000, una sentencia de cárcel de entre 30 días y 1 año, y la suspensión de la licencia de conducir por entre 180 días y 18 meses.

Una tercera ofensa puede resultar en una multa de hasta $10,000, una sentencia penitenciaria de entre 2 y 10 años y la suspensión de la licencia de conducir por entre 180 días y 2 años.

La diferencia entre DWI y DUI

DWI se aplica a cualquier persona (independientemente de su edad) que conduzca un vehículo motorizado con un nivel de alcohol en sangre de .08 por ciento o más.

DUI solo se aplica a menores de 21 años porque es ilegal tener cualquier cantidad de alcohol menor de 21 años. El castigo por DUI incluye multas, libertad condicional, suspensión de privilegios de conducir y / o cursos obligatorios de concientización sobre el alcohol.

Contacte a Ceja Law Firm Hoy

Ya sea que la persona acusada de DWI sea usted o su hijo, las consecuencias de una condena pueden ser graves. En Ceja Law Firm, entendemos que un error no debe descarrilar su vida. Por esta razón, el abogado José Ceja representa incansablemente los intereses de sus clientes en todos y cada uno de los casos. El Abogado Ceja tiene experiencia en ayudar a menores acusados de DWI y DUI y pondrá esa experiencia a trabajar para usted. Si ha sido acusado de conducir bajo la influencia siendo menor de edad, comuníquese con Ceja Law Firm ahora mismo para proteger sus derechos.