Investigaciones

En bastantes casos, una persona acusada de una infracción recibirá una llamada de un agente de la policía o de un investigador pidiéndole una declaración acerca de un crimen. Ser objeto de una investigación puede ser extremadamente estresante, pero hay maneras de minimizar la probabilidad de ser acusado de un delito.

A menudo los oficiales le hará creer que están de su lado y que sólo quieren obtener su versión de lo que pasó. Hay que tener en cuenta que la policía nunca está del lado de alguien que es objeto de una investigación. Cuando se lleva a cabo una investigación, los investigadores tratan de buscar prueba que alguien ha cometido un crimen. Aunque una persona niegue su implicación en un crimen, los investigadores podrán usar hasta la contradicción más pequeña en una entrevista con la policía como prueba de culpabilidad.

Lo más importante que hay que tener en cuenta es que no es obligatorio hablar con la policía o con un investigador. Usted tiene el derecho absoluto de guardar silencio y no hacer declaraciones. Le puede decir a la policía, “no gracias,” o simplemente colgar el teléfono. El hecho de que uno se niega a hablar a la policía nunca se puede usar como prueba de su culpabilidad, pero cualquier cosa que uno diga se podría usar en su contra, y a menudo sí se usa de esta manera.

Un abogado penalista con experiencia como José Ceja le puede ayudar a lidiar con una investigación y puede actuar como intermediario entre usted y los investigadores. Durante la investigación, un abogado penalista inteligente intentará aprender todo lo posible sobre la investigación mientras tome medidas para minimizar la probabilidad de que se presenten cargos formales en contra del acusado.

Si usted cree que es objeto de una investigación de cualquier tipo de crimen, póngase en contacto con el bufete de abogados Ceja para obtener una consulta gratuíta.